El punto de bajar de peso no es llegar a una meta y ya cuando la hayamos alcanzado, amar  nuestro cuerpo. No, no es eso, porque si buscamos eso realmente nunca lo vamos a alcanzar. Se treta de aprender a amar tu cuerpo en el camino y verte al espejo todos los días más motivada. Recuerda que como te sientas los demás te verán.
Claro que también al ver que todo el esfuerzo se refleja en nuestro cuerpo, nos motivamos y nos sentimos más bonitas. Hagamos de todos los días nuestra meta. 
Buen viaje, María. 

El punto de bajar de peso no es llegar a una meta y ya cuando la hayamos alcanzado, amar  nuestro cuerpo. No, no es eso, porque si buscamos eso realmente nunca lo vamos a alcanzar. Se treta de aprender a amar tu cuerpo en el camino y verte al espejo todos los días más motivada. Recuerda que como te sientas los demás te verán.

Claro que también al ver que todo el esfuerzo se refleja en nuestro cuerpo, nos motivamos y nos sentimos más bonitas. Hagamos de todos los días nuestra meta. 

Buen viaje, María.